Seguidores

sábado, 10 de septiembre de 2011

El HOMBRE, ES LO QUE SIENTE.

        Siempre hemos escuchado, que un hombre se define por sus actos y no es una mala definición, pero pienso que no es totalmente correcta.Un hombre no sólo se debe definir por sus actos, ya que en muchos momentos de su vida, se verá en la tesitura de corregir o asumir los errores de estos.
        Es verdad, que llegado el momento, en el que somos conscientes de nuestro error, lo corregimos y asumimos, automáticamente pasamos a ser  personas de buena fe, que asumen sus equivocaciones e intentan aprender de ellas, entonces, es verdad que nuestros actos nos definen, pero qué diríamos de aquella persona, la cual ha cometido un importante error y tarda un tiempo en darse cuenta de él y en corregirlo? Durante ese tiempo, pensaremos quizá que esa persona no es honesta, o respetuosa, o razonable..quizá pensaremos algo peor, porque hemos definido o juzgado a esa persona por sus actos.Entonces es correcto juzgar a una persona por cómo hace las cosas, nada mas?
          También es muy importante, no cometer la equivocación de etiquetar; un acto o varios, no son suficientes para pensar o afirmar que alguien es de cierta manera.No podemos juzgar, no podemos etiquetar, sin conocer, y conocer, es comprender y respetar los sentimientos y emociones de los demás.

           El ser humano, es algo mas profundo que sus actos y no actos, el ser humano, es tan complejo como lo son sus emociones y sentimientos y a veces, nuestras emociones y sentimientos son irracionales, intensos y enfermizos.Por eso, el ser humano, comete errores durante toda su vida; los miedos, a hacer daño o a ser dañados, las inseguridades personales, la falta de confianza en uno mismo y en los demás,que se resume en la falta de comprensión y aceptación de uno mismo y de los demás, son los factores mas relevantes por los que cometemos tantos errores a la hora de actuar.
          A veces nuestros actos, no corresponden a lo que somos o queremos ser, porque a veces nuestros actos son el reflejo de una ansiedad, un miedo inconfesable o no reconocido, una inseguridad que nos atormenta, en definitiva, un bloqueo emocional del que a veces ni somos conscientes de que existe en nuestro interior.Por ello, no se puede dar como real un acto, hasta que uno es totalmente consciente de su porqué y no importa lo que los demás piensen y juzguen hasta que uno mismo, reconoce y comprende ese porqué.
         Los actos, por lo tanto, no son el reflejo de uno mismo, sino lo que uno sintió, en el momento de realizarlos.No me cabe la menor duda, de que el hombre es lo que siente y no sólo lo que hace, no me cabe la menor duda, de que el hombre es un ser racional y por lo tanto, también puede ser lo contrario.
         El hombre seguirá cometiendo errores, mientras que sea hombre, porque siente, luego piensa y actúa y lo que siente, es la clave del porqué de sus actos, que a veces serán comprensibles para los demás y a veces no.
        Es indudable la perseverancia de los últimos tiempos de la raza humana, por conocer mas profundamente nuestra psique, porque hemos comprendido, que ahí radica el por qué de nuestros actos y no actos, hemos comprendido, que el conocimiento de uno mismo, de lo que sentimos y pensamos, nos acerca mas a una vida satisfactoria, en la que podemos conocernos mejor a nosotros mismos y también a los demás.Esta, es la clave para entender el amor y la felicidad,; intentar comprender, respetar, permitirse, a uno mismo y a los demás.
       El hombre es un ser racional, sin duda, pero ante todo, es un ser emocional.
       El hombre, es lo que siente.
       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada